Actualidad

FAO y CECC/SICA firman alianza para facilitar las compras de agricultores familiares en programas de alimentación escolar.

Costa Rica

Con el objetivo de reforzar la articulación de la agricultura familiar a las compras públicas dirigida a programas escolares en la región SICA, la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana del Sistema de Integración Centroamericano (CECC) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) firmaron hoy un nuevo acuerdo de cooperación técnica.

La alianza fue suscrita en San José por el coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica, Tito Díaz, y el secretario ejecutivo de la CECC/SICA, Carlos Staff. Asistieron a la actividad la directora del Departamento de Alimentación del Ministerio de Educación de Costa Rica, María Ester Bravo Arrieta; el coordinador residente de la FAO en Costa Rica, Octavio Ramírez; la directora de proyectos de la CECC/SICA, Anny González; y el asesor de la CECC/SICA, Carlos Lépiz.

El coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica, Tito Díaz, afirmó que existen evidencias de cómo las políticas públicas eficientes, inclusivas y articuladas intersectorialmente, como el caso de los programas de alimentación escolar, son el camino para avanzar en la lucha contra la pobreza, el hambre y la malnutrición.

Díaz enfatizó que la alimentación escolar ha sido identificada como la principal estrategia de protección social, ya que impacta de forma positiva en el rendimiento de los estudiantes y la no deserción. Añadió que el proyecto facilitará la educación nutricional que, según él, repercute positivamente en la salud pública para prevenir enfermedades y reducir costos, además de fomentar el consumo de una dieta sana y la promoción de un mercado para los agricultores locales. Asimismo, aludió a la importancia de incluir en la iniciativa no solo a los niños, sino también a los padres, y a medir el impacto en la sociedad rural hacia mejores condiciones de vida y la reducción de la pobreza, en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“Esta nueva iniciativa permitirá fortalecer las capacidades institucionales de los países del SICA para propiciar el acceso de la agricultura familiar a estos programas, lo cual beneficiará al estado nutricional de los estudiantes, al incorporar productos frescos y saludables locales, y a la dinamización económica de los territorios”, agregó Tito Díaz.  

Por su parte, el secretario general de la CECC/SICA, Carlos Staff, destacó que, con este nuevo proyecto, la FAO brindará asistencia a los países para la revisión normativa y de los mecanismos de coordinación en la implementación de los programas de alimentación escolar, favoreciendo un gestión más efectiva y mayor coordinación institucional para posibilitar su escalamiento a nivel nacional.

Staff subrayó que este proyecto responde al lema de la administración actual del SICA de “integrar la integración” y supone pasar del discurso a la acción. “La nutrición escolar ha de ir de la mano con la enseñanza. Tenemos que enseñar a vivir mejor y eso pasa por enseñar las ventajas de una buena alimentación”, añadió. Finalmente, el secretario ejecutivo de la CECC instó a trabajar por una prevención desde la edad temprana, con el fin de mejorar la calidad de vida del individuo y de la familia, y animó a integrar a las universidades en la investigación sobre este tema.

La alimentación, un derecho

Los Programas de Alimentación Escolar son una de las intervenciones más efectivas para garantizar el derecho a la alimentación adecuada, especialmente a los más vulnerables, y representan un gran potencial para desarrollar la agricultura familiar y las economías locales.

En los países del SICA, con cerca de 8 millones de escolares en primaria, persisten altos índices de desnutrición infantil crónica, como es el caso de Guatemala, Nicaragua y Honduras, con cifras del 46,5%, 28,3% y 22,6 % respectivamente.

La oferta de alimentos sanos y frescos de origen local a los estudiantes contribuiría a combatir la desnutrición infantil crónica, a la vez que permitiría generar ingresos para la agricultura familiar de la región, los cuales se estiman en cerca de 72 millones de dólares, si se lograse alcanzar la meta de proveer el 30% de los alimentos demandados por estos programas.

Reforzar la articulación intersectorial

Para lograr que la producción local de la agricultura familiar logre ser sostenible y universal para estos programas, es necesario, entre otras medidas, un abordaje participativo multisectorial.

Este proyecto promueve este abordaje, al aglutinar acciones en diversos sectores como educación, agricultura, desarrollo social, salud y/o economía y finanzas, dando una respuesta más efectiva que permita avanzar hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

Asimismo, enlaza con las prioridades y líneas de acción establecidas en la Agenda Regional intersectorial sobre Protección Social e Inclusión Productiva con Equidad 2018-2030 del SICA (ARIPSIP), aprobada en abril del presente año, la cual refleja la voluntad política y el regional para establecer acciones intersectoriales que logren mayor impacto.  

La FAO cuenta con experiencias previas en los países del SICA en la implementación de proyectos de alimentación escolar, como el Proyecto de Fortalecimiento de los Programas de Alimentación Escolar impulsadas por la FAO y el Gobierno de Brasil, los cuales permitieron la generación de mecanismos de gobernanza a nivel nacional y local con el desarrollo de proyectos piloto de escuelas sostenibles en más de 22 países de Latinoamérica y El Caribe.